« EUROCONCIERTO PLUS-FORTE | Inicio | JUICIO A PELLO IRUJO: REBELIÓN, SEDICIÓN, 1936 »

Comentarios

Lorenzo Solozabal Ugarte

Qué se pede esperar con el lumpen forajido "gobernando".
———————————–
(Escrito en septiembre de 2012)


Por votos o por botas

La imagen de Fernando Soto Rojas (un pobre hombre, que a duras penas es capaz de hilvanar dos frases seguidas) como nuevo presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela (Congreso de Diputados) sosteniendo la espada de Bolivar, hecho este que ha sido y será repetido hasta el hartazgo por el “amo y señor” de un feudo cubano-chavista, es en sí misma el testimonio y demostración del grado de devaluación a que se ha llegado en la que alguna vez fue República de Venezuela.

Esa espada que tanto exhiben es otra alegoría degradada, cuya copia ha sido regalada cual baratija a lo más granado del club de déspotas y bufones del planeta.

En ese gobierno baboso, de pancarta, de pantalla de TV y descojonante palabrería todo es despliegue, ofensiva, marcha, incremento, avance, profundización, proceso, vanguardia, expansión, desarrollo, impulso, ataque, frente, guerra, fuerza, operativo, misión, victoria, batalla, actuación, maniobra, campaña, táctica, ejecución y sobre todo patria, repatria y requetepatria….

Pues bien, esa ficción de patria que machaconamente repiten y repiten, no es tal ni por asomo ¡no señor!, los venezolanos, por no tener, no tienen ni patria, ni país, ni nación. Venezuela es sencillamente un feudo cubano. Con el inaudito cinismo que lo caracteriza, Fidel Castro, en las reuniones del Partido Comunista de Cuba se refiere a Venezuela como la provincia número 15. Sencillamente patético.

Toda esa parafernalia de gobiernucho bananero, camorrero, patriotero, relamido, estrafalario y ridiculo a más no poder, es la foto fija de su autoproclamado comandante supremo, nuevo mesías de la igualdad y justicia universal, aventajado discípulo del autócrata criminal cubano paradigma de dictadores.

A nombre de un invento trasnochado de andar por casa, una caricatura de socialismo “ni fu, ni fa” para consumo de idiotas, ese mal imitador de su padre putativo Fidel Castro, obliga al pueblo decente de su país, a tragarse uno tras otro los sapos y culebras de la espantosa corrupción, del escandaloso asalto a los caudales públicos, de la trágica conversión de las ciudades en capitales del crimen, de la inflación más alta del planeta, de la demolición sistemática de libertades, políticas, económicas, sindicales, informativas etc. etc.

Así es todo en esa revolución de pacotilla. Diputados que se disfrazan de “pueblo” con sombrero de cogollo y camisa roja para ocupar sus mal habidos escaños.

Ministros (siempre los mismos que rotan en su tiovivo de una cartera a otra). Alcaldes y gobernadores (narco-generales mafiosos, compadres enchufados y familiares del mandamás).

Directores, consejeros y todo tipo de “comisionados comisionistas”, fauna de sinvergüenzas que esquilman hasta su quiebra total la infinidad de corporaciones y empresas del Estado.

Son los “bolichicos”, son la llamada “boliburguesía” chavista, son las excelsas figuras salvadoras de la patria. Son no otra “cosa” que petulantes ladrones, oportunistas y logreros, que han hecho del genocidio moral imperante el negoción de su vida. Son lumpen puro de ignorantes mantenidos revolucionarios falsificados, montados en una ruleta amañada ganan siempre en el “rojo”: robos, fiestas, lujos, copas, viajes… y vuelta otra vez.

En nombre de Bolívar se autocalifican redentores de la igualdad, pero viven en casas amuralladas rodeados por escoltas y se mueven en blindados 4×4 de lujo. La ostentación de riqueza de estos inmorales nuevos ricos insulta la miseria de millones de sus compatriotas a los cuales dicen redimir.

Nunca, ni bajo la Venezuela llamada saudita de Carlos Andrés Pérez, se habían visto exhibiciones tan descaradas de riquezas repentinas en la “clase política” como las de ahora.

Nunca antes en la historia del país se habían “confabulado” y por tanto tiempo, tal magnitud de calamidades provocadas por tal cantidad de mediocres, ladrones, e irresponsables gobernando. Con el agravante además de que son comunistas, socialistas o lo que sea que dicen ser y que ni siquiera disimulan lo que en realidad son.

Nunca gobierno alguno había permitido un asalto a los bienes públicos como el actual.

Nunca hubo tanta disponibilidad a la orden de los corruptos ni tanta impunidad.
Solo una pequeña parte de lo que se ha publicado en los distintos medios a los que hoy en día cualquiera tiene acceso, hace lucir como niños de teta a los adecos y copeyanos corruptos que pudo haber en el pasado.

Esta piara de impresentables (con el comandante de manada a la cabeza) son de costumbres muy aburguesadas. En sus viajes turísticos (siempre en primera clase) de neoriquismo bolivariano a ciudades como París por ejemplo, suelen “guindar sus chinchorros” en ranchitos como el Crillon o el Ritz, se surten de las “baratijas” que se venden en los “mercadillos” de la Place Vendôme, visten de Armani y se despachan las “arepas” y la “caña” que sirven en La Tour d´Argent, todo eso me consta.

Nadie puede llamarse a engaño, Venezuela se encuentra a merced de una (o varias) bandas de redomados delincuentes mafiosos. Esta “nomenklatura” de maleantes no soltarán así por así la teta de oro de la que están pegados. Son peligrosos porque están invadidos de un enfermizo temor a perder el poder y harán cualquier cosa para conservarlo.
Esa plaga de malandros no se va ni desaparece por sí misma, esa peste hay que erradicarla por las buenas o por las malas, o lo que es lo mismo: por los votos o por las botas, así de claro. (*)

Cantaclaro

———————————–

(*) Parecería una contradicción, pero de ninguna manera trato de justificar un golpe de estado ya que sería una derivación del régimen autocrático actual, sólo que visto lo visto en estos 14 años de trágica pesadilla donde un gobierno corrupto y tramposo que pretende quedarse en el poder indefinidamente, ha puesto en práctica todo un arsenal de chanchullos de bulto (desde desvergonzado ventajismo hasta el fraude masivo) anulando toda posibilidad de cambio mediante elecciones.

Si bien el camino electoral es el ideal, en las condiciones actuales resulta imposible aplicarlo como instrumento para salir definitivamente de esa montonera de incompetentes depredadores. Así que, ¿qué es lo que queda? ¿sacarlos a patadas y en pijama como al hondureño Zelaya y que vayan a montarle la llorona a Fidel?

Un pronunciamiento militar a los fines de restituir el orden democrático no es del agrado de muchos opositores pues temen que, consumada la acción, los soldados no regresen a sus cuarteles. Pero de hecho, el régimen chavista ya es una dictadura militar, donde oficiales de alto rango detentan importantes cargos directivos en prácticamente todos los organismos del Estado. Esos oficiales son esencialmente corruptos y han participado durante años en actividades de contrabando, delitos cambiarios, compras públicas con sobreprecios, narcotráfico, muertes extrajudiciales etc.. La oficialidad decente hace ya tiempo que se apartó de esos centros delictivos y se encuentra expectante.

Dice el refrán que puede ser peor el remedio que la enfermedad y estoy consciente de que no todo cambio es siempre para mejorar, pero también creo que una actuación militar con el fin de desalojar del gobierno esa desgraciada “democracia cubano-chavista”, probablemente no sería ni tan “ilegal” ni tan “inmoral” y desde luego ni peor.

———————————–

Señor Negro

Pongamos sanciones comerciales a todos los regímenes dictatoriales de este mundo, con Venezuela incluída si hace falta. ¡Fantástico! Veremos lo que nos reíremos cuando la sra. Bilbao haga un discurso contra la tiranía china y los productos vascos ya no se puedan vender allí. ¿O acaso la tiranía china es una tiranía buena mientras lo de Venezuela es una tiranía mala?
Esta actitud tan típica de la UE de ser fuertes con los débiles y débiles con los fuertes me parece muy muy hipócrita.

Señor Negro

Por cierto, aún espero que se debata aquí seriamente sobre el pico del petróleo venezolano. ¿Se puede hablar de todo o hay temas tabúes?

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
El comentario no se ha podido publicar. Tipo de error:
Se ha guardado el comentario. Los comentarios están moderados y no aparecerán hasta que se aprueben. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados, no aparecerán hasta que no se aprueben.

Tus datos

(El nombre es obligatorio. La dirección de correo no aparecerá en el comentario.)

Mi foto

Twitter

Buscar


febrero 2018

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28