« MALTRATO A LAS MUJERES, LEY DE DEFENSA Y NOS VISITA DÑA TRINIDAD | Inicio | IMAZ EN MADRID »

Comentarios

Votante del PP

Olé con el chino, ¡sí señor! Pena que dimitiera.

Iñaki; ímaginate que un día lográis la autodeterminación/independentzia/soberanía o como quieras llamarlo.

Ese día parece como que vais a ser todos felices, reinará la paz en Euzkadi y será una Arcadia feliz vamos.

Ese día yo no viviré en Euzkadi, de hecho me tuve que marchar hace 7 años, y en ese hipotético escenario tendría menos motivos para volver.

Ese día , Iñaki, ¿os habéis preguntado la que os espera con la gente de HB como el Álvarez (vaya apellido más vasco por cierto)? ¿Tú crees que se calmarán? ¿no crees que el odio que tienen hacia los opresores españoles se os volvería hacia vosotros ya que os considerarían unos blandos y españoles(lo más bajo en lo que se puede ser)? Recuerda que esta gente siempre tiene que tener algún motivo para chantajear. Si no es uno, será otro....Cuidado con alimentar a la bestia.

Un cordial saludo,

igone

Votante del PP, ese día, los partidos políticos nacionalistas como se conocen ahora desaparecerán, porque ya seremos Euzkadi.

Y dentro de EAJ, hay gente que probablemente no estaría conmigo militando en ese nuevo partido dentro de esa nueva concepción de páis, porque somos diferentes y tenemos diferentes puntos de vista.

Ah, yo me apellido PORTO. Y soy más vasca que cualquier Jauregi o Iturralde o cualquier apellido que te suene a euskaldun... Porque yo, amo mi tierra, que es de lo que se trata...
(Ah, hay que remontarse a hace 100 años mas o menos, para saber de donde vinieron mis parientes, porque los siguientes nacieron aquí)

Votante del PP

Hola Igone,

Me sorprende la forma tan categórica con la que vaticinas como sería el futuro en una Euskadi independiente. Parece que lo afirmas como si estuviera escrito de antemano en algún cajón de algún despacho de Sabin Etxea.

Yo creo que no, yo creo que seguirían los mismos partidos, quizás alguno nuevo y otros se juntarían. La gente de la izquierda abertzale seguiría. Y seguiría oprimida por alguien, no sé exactamente quién, quizás descargarían sus frustaciones con la gente del PNV a los que os considerarían vascos "light".

Con todos mis respetos, me trae sin cuidado como te apellides o te dejes de apellidar y si tus aitas llevan no sé cuantos años en Euzkadi. Lo de Álvarez simplemente lo decía como anécdota.

Lo que no he entendido bien es el que tú te consideres más vasca que otro...Quizás pienses que ser abertzale significa ser más vasco o vasca que uno que no lo sea. Es un error muy frecuente entre abertzales identificar "abertzale" con "vasco". La segunda derivada directa que suelen hacer es : como no eres "abertzale" no eres buen "vasco."

Yo me considero vasco y por lo tanto, español y no me considero menos vasco de lo vasca que te puedas considerar tú.

En fin, eso hay gente que no es capaz de entenderlo. Hay mucho "unicejismo".

Agur

Nuria

¿Lo ves votante del PP? Siempre prejuzgando que si Alvarez vaya apellido más vasco.
Por cierto, ¿viste la ETB hace una semanita?. Pues parece ser que han descubierto que el apellido García es más vasco de lo que se creían muchos. Originario de Navarra, y transformado de Gartzia, a García.
¡Mira! tengo que dar la razón a Igone, el que ama a su tierra, su cultura y su lengua, ese es vasco de nacimiento. Y lo demás son tonterías. También dicen que un verdadero vasco, es el que no falta a su palabra. Lo cual hace ver que muchos políticos que van de muy vascos,no merecen tener ese reconocimiento porque no hacen más que faltar a su palabra. Vamos que degradan a la autentica figura del vasco noble y honrado. Como asi igual opino, que ETA utilizando las armas y la violencia, resultan un insulto ver que lo hacen en nombre del pueblo Vasco como van diciendo, porque esa no es la autentica imagen del verdadero vasco.

Euskadiano

Vasco, y por tanto español, qué cosas. Igual tienes que aprender un poco sobre geografía, querido votante del PP.
Los Hirigoyen, Dirassar, Goyenetche y Elissamburu que viven en Atarratze, Hendaya o Maule y que digo yo que serán vascos y vascas ¿son también españoles?
Hace un porrón de años, cuando estudiaba en la escuela franquista nos enseñaban que España se componía de 51 provincias, 47 peninsulares, 3 insulares y una africana. Los españoles confundís pertenecer a España con ser español. Con los saharauis o con los vascos.

Votante del PP

A ver Euskadiano,

Ya sabía yo que tenía que salir un "superdotado" como tú para explicarlo todo.

A ver te lo explico otra vez a ver si lo pillas. Si lo necesitas me lo dices y te mando un powerpoint con flechas y cajas ¿vale?

Yo me siento vasco y para mi el País Vasco o Euskadi forma parte de España y es España. Por lo tanto para mí, soy vasco y por lo tanto español.

Y ahora me dirás tú: "pues yo no soy español" ¿y? Me da igual. Yo me sigo considerando vasco y por lo tanto español. Lo que tú te consideres me importa un pimiento.

A ver si te metes en la cabeza que uno se puede sentir de diferentes maneras. Que te sientes vasco y solo vasco. Pues que lo disfrutes tio. A mi me da igual lo que te sientas. Pero respeta que yo me sienta vasco y español.

Venga majo, si tienes dudas pregunta ¿vale? y leete mis comentarios un par de veces antes de contestar.
agur

CONFEDERACIÓN

El Federativismo, Federación y Confederación

Como respuesta a las graves tensiones que se vienen progresivamente acentuando entre las distintas comunidades Nacionales de Las Españas y el Estado Centralista (ahora presentado como autonomista) que se impone linealmente sobre ellas desde 1812, pero especialmente, entre este y la mayoría de los vascos que como tales se reconocen en la Euskal Herria peninsular (léase Comunidad Foral de Navarra/Reino de Navarra y la llamada Comunidad autónoma Vasca/Euskadi), y también con Catalunya y los autoproclamados Països Catalans, peninsulares.

Es por tanto a la perentoria solución que exigen los problemas aludidos, a la que con humildad y buena voluntad, una vez más en nuestra historia, intentamos aportar nuestro granito de arena, de la misma forma que en su día lo hicimos contestando la implantación del foráneo sistema provincial, o en la Gamazada, o con la elaboración del Proyecto de Estatuto Catalán de 1930, que junto a otras aportaciones inspiraron el Estatuto de Nuria, y del Vasco Navarro de Estella en 1931 para Euskal Herria.

Y para hacerlo yo creo que nos debemos basar, solo en lo que hoy viene reafirmando democráticamente, de forma clara, consistente y continuada, más allá de cualquier hecho fortuito o circunstancial, la mayoría ciudadana de esas comunidades, representada en algunos de sus Parlamentos (Euskadi y Catalunya), y que es acompañada en sus reivindicaciones por los diferentes movimientos socio culturales de las mismas.

Resultando solo además, y en segundo lugar, un trabajo de reafirmación, desarrollo, concreción, matización o actualización de nuestras federativas bases forales. De modo que nadie debe buscar en esta labor ningún afán partidista o principista, en defensa o contra, cualquier forma de organización territorial del Estado, ya que a pesar de ser nosotros ideológicamente federativistas, o precisamente por ello, defendemos el derecho de Autodeterminación de los Pueblos, por el que deben ser ellos quienes decidan voluntariamente la forma de sus relaciones, entre ellos y con los demás.

Nuestro interés no es otro que el bien común, el de cada uno de los Pueblos que forman Las Españas, y por tanto el de todos ellos. Buscando encontrar solución democrática, viable y con posibilidades definitivas, a una cuestión que venimos arrastrando desde hace ya 191 años, y que de una u otra manera ha estado presente en todos los dramas que sin solución de continuidad nos han venido enfrentando, demasiadas veces sangrientamente, desde 1812.

Y lo tenemos que hacer por segunda vez en la reciente historia, por que en 1978 no fueron escuchados los planteamientos federativistas que proponíamos para la creación de un Estado Federal que garantizara el ejercicio de las originarias y actualizadas libertades Forales, y que de haberse sometido entonces a la elección democrática, previsiblemente nos hubiera evitado, el que hoy ya tengamos que plantearnos necesariamente la Confederación, pues la solución federal ha sido invalidada a los ojos y en el corazón de los Pueblos por el centralista derrotero impuesto al híbrido sucedáneo federal de las Autonomías y por los miles de muertos, encarcelados y exiliados que se han dado, y se siguen dando, por distintos motivos fundamentados o no, pero en todo caso argumentados en esa causa, y que enlutecen nuestras familias y nuestras comunidades poniendo de relieve la traumática rotura, otra vez, de los fraternales sentimientos supracomunitarios, que habían sido restañados entre todas Las Españas desde el frente de lucha contra la dictadura. Pero no nos dejaron participar, y una vez más nos ilegalizaron, esta preventivamente, sin tan siquiera habernos llegado a legalizar, solo para silenciar nuestras ideas y hurtarles a los Pueblos que pudieran expresarse sobre ellas, y así pasar de matute el falso federalismo autonomista que lejos de solucionar los problemas, los ha agravado de tal modo que ya se sitúan en unos limites de difícil y riesgoso arreglo.

El caso es que la crisis a la que nos enfrentamos hoy, no pasa de ser un cíclico episodio más de un conflicto que se viene manifestando desde 1812, al margen de la forma política que haya tomado el Estado Central siempre centralista que entonces nos impusieron, y de las distintas fuerzas sociales que lo han regido. En monarquías, repúblicas y dictaduras, con gobiernos de derechas, izquierdas, centro, "liberales", conservadores o frentepopulistas, se dieron nuestras tres guerras, la Gamazada, la Setmana Tràgica, el golpe de Estado y la incivil guerra del 36, y movimientos armados como EGPGC, Terra Lliure, y las distintas ETAS, por lo que es inevitable reconocer que el quid de la cuestión reside en el unitarismo centralista del mismo, y no tanto en la forma como este se interprete, aunque resulta evidente que con políticas exacervadamente centrípetas como las que hoy vivimos, los síntomas se acentúan y agravan.

En el escenario actual pareciera que todo ha sido concienzudamente preparado para el choque definitivo que pueda dar lugar a un nuevo sometimiento de los Pueblos por la fuerza, con el inherente riesgo de confrontación civil y desintegración. Y es por eso que ante esas funestas perspectivas, todos estamos llamados a impedirlo, buscando salidas dialogadas y democráticas, que más allá de dogmas constitucionales puedan garantizar la solidaridad y la armónica convivencia de todos cuantos hoy forzadamente formamos este Estado, aunque para ello resulte necesario transformarlo o llegado el caso, recrearlo o eliminarlo.

La Constitución que se nos impuso en 1978, sin otra alternativa que el Franquismo mismo, carecía de cualquier legitimidad democrática en su redacción y contenido ya que quienes le dieron forma no habían sido elegidos para cumplir ese cometido. Y digo que se nos impuso por que no hubo posibilidad de elección, si no de refrendo, y también por que en la misma fueron incluidas todas las cargas que atadas y bien atadas nos había legado el dictador. Pero la verdad es que hasta en la misma, existen unas referencias legales a los Derechos históricos y Forales preconstitucionales, que desde una lectura amplia y generosa pudieran justificar los cambios necesarios que permitieran la recuperación de soberanía de los Pueblos, que hoy es negada por las instancias jurídico / políticas que las interpretan, sin que por ello dejen de existir, ni tampoco los caminos para que desde la exigida independencia judicial y una distinta voluntad política, pudiera hacerse otra lectura de las mismas. Por otra parte los mecanismos para la modificación o derogación están también previstos en la misma, de modo que existen y están disponibles todos los resortes legales para dar solución al problema, cuando realmente sea eso lo que se quiere hacer. Solo hace falta voluntad política, pues en una democracia, debe ser el Pueblo quien se dé sus leyes y quien llegado el caso las modifique conforme a su voluntad.

En este momento, estamos rebasando las masas críticas que pueden provocar tensiones institucionales con proyección internacional, y se hace urgente e indispensable abrir vías democráticas por las que puedan quedar atendidas sus reivindicaciones. Es urgente buscar una distancia que solo se puede dar desde el respeto mutuo y soberano, que permita a las partes en litigio, libre y voluntariamente, explorar y valorar su relación en función de los distintos intereses de las diferentes Comunidades y de sus ciudadanos, y que necesaria y progresivamente nos debiera conducir a todos, a reconsiderar y resituar nuestras actuales posiciones en un marco de libertad y de solidaria y voluntaria relación.

El Estado rebautizado en 1978, resulta obvio que es la maquillada continuación ininterrumpida de la dictadura franquista, salvo por el referéndum que se nos impuso para decidir si debíamos seguir llamando, también Generalísimo, al designado general sucesor, o simplemente Rey de la monarquía que la dictadura había instaurado, y por la legalización de unos partidos políticos que para lograr medios y posibilidades reales de acceso al poder deben comportarse como antes lo hicieran las milicias de FET y de las JONS. A pesar de ello, en 1978, tras 40 años de lucha contra la tiranía, se habían creado lazos entre los perseguidos luchadores por las libertades, que habían hecho renacer una hermandad respetuosa entre los ciudadanos y sus Pueblos, que permitían augurar desde la democracia un desarrollo Estatutario pleno, que facilitara la convivencia Justa y Pacifica entre todos, ya que además de la pluri- nacionalidad del Estado, en la Constitución se recogían los Derechos Forales e Históricos preconstitucionales de las Nacionalidades o Naciones, que en el caso concreto de Navarra son los de un Estado propio y soberano, "libremente asociado" al Estado central, como lo fue de Derecho hasta 1839. También los Estatutos fueron redactados y aprobados para atender las competencias soberanas de los Pueblos, aunque las nucleares solo fueron enunciadas y nunca han llegado a ser traspasadas(1). Además esa Constitución tenía y tiene, como todas, las previsiones legales para su modificación o derogación, que entonces creímos permitirían adecuarla a cualquier necesidad no prevista. Pero no ha sido así, la Constitución se redactó de una forma tan ambigua, en todos los aspectos, que resulta susceptible de cualquier uso, habiéndosele dado siempre el más restringido, el más centralista. Sin posibilidad de recurso, dado el control político que han desarrollado "legalmente" los partidos mayoritarios del sistema sobre el Poder Judicial, rompiendo con la independencia de Jueces y Fiscales.

Los "padres" de la Constitución crearon un texto que manteniendo los totems franquistas de la centralista unidad sagrada resguardada por los Ejércitos, el Concordato, el sucesor, y la Ley de punto final, permitía e invitaba a imaginar, que superados los momentos y las personas iniciales, se abrían unas reales posibilidades democráticas de cambio, incluso de esos principios totémicos. Y para hacerlas aun más reales, fueron los herederos del dictador, quienes orquestaron la oposición a la misma, acreditando como ciertas esas posibilidades, a las que todos entendíamos que ellos se opusieran, sin darnos cuenta que solo querían hacernos las verosímiles de manera que voluntariamente aprobáramos su Constitución, que engañados creíamos nuestra, cuando lo único que perpetuaba "y que democráticamente" era los designios del dictador, tal como hoy crudamente lo observamos. Ignorantes, la votamos afirmativamente!, salvo en Euskadi, en donde con toda razón no se fiaron, como tampoco lo hicieron muchos carlistas en aquellos momentos y llegaron a abandonar el Partido. Pero la mayoría votó aquellas posibilidades de democracia y de libertad a pesar de la carga impositiva de la que venía acompañada, aunque enseguida fueron mágicamente castradas con el auto golpe del 23-F por el que los generales de Franco nos devolvieron pragmáticamente al franquismo, rescatando la "democrática" corona militar los ya depurados restos, sin que sufriera macula internacional alguna el escaso lábel democrático recién estrenado. Y hoy tras 25 años de un desarrollo estatutario miserable y escandaloso, utilizado y sometido como moneda de cambio al servicio de las necesidades de mayorías políticas para ejercer el gobierno de los Partidos instalados en el poder en Madrid, o condicionado a la proximidad o lejanía ideológica del gobierno autónomo y el central, nos encontramos en una situación no solo llena de agravios comparativos, si no que ha llegado a desquiciar y hacer perder las esperanzas depositadas en él por la ciudadanía, especialmente en Catalunya y la llamada Comunidad Autónoma del País Vasco. Fruto de esa política partidista y egoísta, opuesta al más alto interés de conseguir mediante la plena y eficaz aplicación de los Estatutos el desarrollo verdaderamente autónomo y la convivencia de todos y cada uno de los distintos Pueblos que conforman el Estado, tenemos hoy una situación de enfrentamiento y odio entre comunidades como solo se dio en situaciones prebélicas que algunos ya vienen intuyendo como inmediatas, y con un electorado que desde el poder del Estado ha sido movilizado y radicalizado genéricamente contra todo lo que suene a vasco o catalán, y por tanto contra los catalanes y vascos que en defensa de sus derechos estatutarios y forales, se resisten a los mangoneos que contra ellos vienen imponiéndoles los leguleyos de Madrid. A la vez que en Catalunya y el llamado País Vasco, ha sucedido lo mismo pero al revés, y no solo por parte de los partidos y votantes nacionalistas, ya que esta política ha conseguido lo que ninguna circunstancia o gobierno en los últimos 100 años, y es que las mayorías democráticas de dos Comunidades, con tan alta tasa de inmigración, sean nacionalistas, e incluso que las delegaciones de los mismos Partidos estatales allí, muestren reivindicaciones si no cercanas a las de los nacionalistas, sí distintas a las de sus centrales, e incluso que algunas se posicionen políticamente junto a los nacionalistas.

Es importante el señalar que tanto el Parlamento Catalán como el llamado Parlamento Vasco, tienen aprobadas sendas mociones en defensa del derecho de Autodeterminación y de la Carta de Derechos Civiles y Políticos de la ONU. Igualmente la reciente aprobación del Plan Ibarretxe por parte del Gobierno de la llamada Comunidad Autónoma del País Vasco, así como el proceso judicial que se cursa desde el gobierno central contra el llamado Parlamento Vasco, en las personas de su Presidente y dos integrantes de la Mesa, la impugnación por parte del Estado a las oficinas exteriores de Catalunya y Euskadi, y las graves diferencias que vienen surgiendo en la interpretación y administración del Cupo, entre otros muchos contenciosos.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
El comentario no se ha podido publicar. Tipo de error:
Se ha guardado el comentario. Los comentarios están moderados y no aparecerán hasta que se aprueben. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados, no aparecerán hasta que no se aprueben.

Tus datos

(El nombre es obligatorio. La dirección de correo no aparecerá en el comentario.)

Mi foto

Twitter

Buscar


diciembre 2019

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31