« EN MUNDAKA RECORDANDO A ARZALLUZ | Inicio | ¿QUIÉN ERA EL JEFE DE ESTADO? »

Comentarios

CAUSTICO

CAÑERO Y LA ETICA EN ESPAÑA

CAÑERO es el apellido de un torero y jefe de grupos paramilitares que sembró la muerte en Córdoba durante el genocidio franquista y lo hizo con especial saña.
Por la maltrecha ley de Memoria Histórica se quitó su nombre a una plaza cordobesa.
La justicia española ha ordenado reponerlo.

Sony

Mucha gente cree que el carácter que prevalecía en ETA era el de revolucionario marxista, algo bastante cierto.

Señor Negro

Me gusta el artículo de Arzalluz pero creo que simplifica el pensamiento marxista. Eso sí, las conclusiones del artículo me parecen correctas. Demasiadas veces vemos a la pijoprogresía española dando lecciones de izquierdismo a los nacionalistas catalanes y vascos mientras ellos viven a cuerpo de rey a cuenta de la Moncloa. En Cataluña la clientela del Psc por ejemplo ha vivido el procés con auténtico horror porque tanto ERC como la CUP les podían quitar sus prebendas. Ahora que el Psc ha recuperado la Diputación de Barcelona a lo mejor volverá esta clientela a recibir las sinecuras que tanto ha echado en falta.

Pero vayamos a lo importante. En el mundo del marxismo ha habido dos grandes referentes sobre la cuestión nacional: Marx y Lenin. Marx no se refirió mucho a la relación entre nacionalismo y socialismo pero tampoco se mostró hostil con los movimientos nacionalistas como a veces se ha querido pintar. La famosa frase del Manifiesto Comunista de que los proletarios no tienen patria yo la entiendo como una advertencia contra la manipulación que ejercen los nacionalismos de estado sobre los obreros. Pero cada vez que un movimiento nacionalista llevaba a las clases populares a rebelarse contra sus opresores Marx lo aplaudía. Lo hizo con el nacionalismo polaco y sus revueltas contra la Rusia zarista, es conocida la antipatía que sentía Marx contra Rusia pues Rusia había derrotado a Napoleón y terminado con la Revolución Francesa, y también lo hizo con el nacionalismo irlandés y el nacionalismo italiano. Tampoco Marx era inmune a las pasiones nacionalistas pues en correspondencia privada con Engels celebró las victorias prusianas contra Francia en la guerra franco-prusiana. Para pasar luego a elogiar el proceso de unificación de Alemania que dirigía el aristócrata Bismarck. En aquella época hay que recordar que el nacionalismo alemán tenía un fuerte componente liberal y antiaristocrático.
Pero donde claramente Marx fija su posición sobre los nacionalismos es sobre la cuestión irlandesa. Marx vivía en Londres y quizás en público no le convenía expresar su simpatía con la causa irlandesa pero en correspondencia privada afirmó el derecho de los irlandeses a la autonomía o incluso a la independencia. Es en esta correspondencia sobre Irlanda donde se encuentra la famosa frase de Marx: UN PUEBLO QUE SOJUZGA OTRO PUEBLO FORJA SUS PROPIAS CADENAS. Y es que Marx veía como los obreros ingleses se verían forzados a apoyar a los gobiernos de Londres con tal de mantener la unidad del Reino Unido y le disgustaba especialmente el odio de los obreros ingleses hacia los inmigrantes irlandeses. Por lo tanto en Marx ya se encuentra la idea incisiva de que no es lo mismo el nacionalismo de una nación opresora que el nacionalismo de una nación oprimida.

Lenin desarrollaría todo esto mucho más y formularía el famoso derecho a la autodeterminación de las naciones. Lenin vivió en una época donde las diferencias de riqueza entre países empezaban a ser notables. Digamos que lo que se podían permitir los obreros yanquis o los obreros ingleses no se lo podían permitir los obreros rusos, los italianos, los chinos o los japoneses. Así que ya no bastaba con denunciar la desigualdad entre clases sino que también había que denunciar la desigualdad entre naciones. Siguiendo las tesis del economista inglés Hobson Lenin afirmaba que las naciones ricas vivían a cuesta de las pobres a las que explotaban mediante el imperialismo. Era necesario por lo tanto terminar con el colonialismo y dejar que las naciones decidieran. Las polémicas de Lenin con Rosa Luxemburgo de 1914 sobre la cuestión nacional demuestran lo bien pensados que estaban los principios leninistas. Mientras Luxemburgo ataca el carácter conservador de los nacionalistas polacos Lenin le recuerda que situarse contra el derecho a la independencia de Polonia es estar al lado de los no menos conservadores nacionalistas rusos. Después, ya estallada la guerra mundial, Lenin teorizaría sobre la necesidad del derrotismo revolucionario: trabajar para la derrota de tu estado para poder llevar a cabo la revolución. También criticaría a los socialchovinistas por poner las necesidades de su nación por encima de la solidaridad internacional, especialmente a los socialdemócratas alemanes que habían votado los créditos de guerra del kaiser. Había que transformar la guerra imperialista en guerra revolucionaria.

Sobre la cuestión catalana recomiendo los escritos del socialista catalán Rafael Campalans, especialmente su conferencia EL SOCIALISME I LA QÜESTIÓ CATALANA de 1923. Los escritos de Campalans son veneno puro para el lerrouxismo.

Ni en Marx ni en Lenin se observa una hostilidad particular hacia los nacionalismos de las naciones oprimidas así que el socialchovinismo de la izquierda española solo se explica por el sentimiento nacionalista español. Que ya sabemos que hay mucho político español al que le disgustan todas las fronteras excepto las del estado español.

Señor Negro

Yo no sé si Solé Tura fue un marxista-leninista convencido. Lo que sí sabemos es que en los 60 perpetró aquel libro horrible llamado CATALANISME I REVOLUCIÓ BURGESA en la que manipulaba el pensamiento de Prat de la Riba para hacerlo parecer aún más conservador de lo que ya era. Este libro es una mierda desde el punto de vista de rigor histórico pero se ha vendido mucho porque al nacionalismo español le gusta su tesis: el nacionalismo catalán fue un invento de la burguesía catalana para defender sus intereses. Se ha vuelto a reeditar recientemente porque es casi como la Biblia de los lerrouxistas. Luego Solé Tura pasó al Psc y terminó siendo ministro de Felipe González. ¿Eran marxistas-leninistas los gobiernos de González?
Sobre la cuestión catalana parece que dejó una buena escuela pues su hijo se ha mostrado estos últimos años furibundamente españolista. Claramente Solé Tura no es santo de mi devoción.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
El comentario no se ha podido publicar. Tipo de error:
Se ha guardado el comentario. Los comentarios están moderados y no aparecerán hasta que se aprueben. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados, no aparecerán hasta que no se aprueben.

Tus datos

(El nombre es obligatorio. La dirección de correo no aparecerá en el comentario.)

Mi foto

Twitter

Buscar


septiembre 2019

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30